Se acerca el verano, con él las vacaciones, y con ellas los viajes. Muchos haremos desplazamientos con transporte terrestre, pero otros lo haremos por vía aérea. Seguro que a muchos les entran las dudas sobre si se puede viajar con cámara de fotos en un avión, o cómo hacerlo sin tener problemas y que nos obliguen a facturar en la bodega del avión nuestro preciado equipo.

photo60147740376672208

Os queremos dar algunos consejos para que no tengáis problemas al viajar con cámara de fotos en un avión:

1. Reduce el equipaje fotográfico

A muchos nos cuesta decidir qué material poner en la mochila y cual dejar en casa o en el estudio. Seguro que a más de uno ya le ha pasado, acarrear un objetivo durante un viaje y no llegar a montarlo (ni para una mísera foto).

Intenta reducir al máximo tu equipo. Fíjate en cuales son los objetivos que más usas habitualmente y descarta los que no uses tanto.

2. El gran enemigo, el trípode

Si dispones de un trípode de viaje (que no supere las medidas de equipaje de mano) y que lo puedas poner dentro de la mochila (nada de ir colgando fuera), seguramente no tengas problemas. Aunque depende de con qué aerolínea viajes puedes tener algún contratiempo, revisa sus políticas y reglas de seguridad.

Otra opción es poner el trípode en la maleta que vas a facturar, protegido con tu ropa, allí seguro que no tendrás problemas.

Y ampliando el punto 1, piensa si realmente vas a usar el trípode, existen soluciones caseras para ahorrarnos su uso en según qué fotografías (un saquito de arroz, un buen punto de apoyo…etc).

3. Revisa las condiciones de transporte de tu compañía aérea

Aunque la mayoría de compañías aéreas tienen criterios similares, cada una de ellas puede tener algunas diferencias, así que lo ideal es que consultes con la compañía que vayas a viajar.

Por norma general, no habrá problema en incluir nuestro equipo fotográfico como equipaje de mano, siempre y cuando éste no exceda de las medidas y pesos comunes (55x40x20 cm y 10 kg). Además, algunas compañías permiten una segunda bolsa (35x20x20 cm), ideal si sólo vamos a transportar una cámara pequeña o una cámara mediana con un sólo objetivo.

Avio

4. Revisa las mercancías peligrosas de tu compañía aérea

En cuanto a mercancías peligrosas tenemos que tener cuidado con las baterías de repuesto. La mayoría de compañías se rigen por las normas de la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo, del inglés “International Air Transport Association”), la norma general es esta:

Existen 3 tipos de pilas o baterías en función de su potencia en vatios por hora (Wh).

Nota: normalmente no figura en la batería la potencia en vatios por hora (Wh), pero lo podemos calcular fácilmente a partir del voltaje (V) y del amperaje (Ah): Potencia (Wh) = Voltaje (V) x Amperaje (Ah)
Por ejemplo, una batería de Canon LP-E6, de 7,2V y 1800mAh, se calcularía 7,2V x 1,800 Ah = 12,96 Wh

Potencia (Wh) Ejemplos Configuración Equipaje de mano Equipaje facturado
≤ 100 Wh Aparatos electrónicos de gran consumo que contienen pequeñas pilas o baterías de litio, como: lectores de audio, calculadoras, videocámaras, cámaras fotográficas, teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tabletas, pequeñas herramientas electroportátiles… Baterías instaladas
en un aparato

preferentemente

Transporte
tolerado
Baterías adicionales
de recambio*

Cantidad
limitada al uso
personal
NO
> 100 Wh
y
≤ 160 Wh
Aparatos electrónicos, de uso profesional, que contengan baterías de litio de mediana potencia como: videocámaras, grandes herramientas electroportátiles… Baterías instaladas
en un aparato

preferentemente

Transporte
tolerado
Baterías adicionales
de recambio*

2 por persona
máximo
NO
> 160 Wh Baterías de gran tamaño de ciertos aparatos industriales, vehículos, dispositivos de ayuda a la movilidad… PROHIBIDAS EN EL EQUIPAJE
TRANSPORTE COMO CARGA ÚNICAMENTE

* Los bornes de las baterías adicionales de recambio, transportadas en el equipaje de mano, deben protegerse de los cortocircuitos aislándolos con cinta adhesiva y colocándolos en bolsas plásticas individuales o en su embalaje original.

5. Viajar con película fotográfica

Aunque seguramente sean una minoria, también hay gente que viaja con su cámara analógica, por lo van acompañados de películas fotográficas fotosensibles. Eso es un problema cuando toca pasarla por los rayos X (en este artículo de Kodak se puede ver perfectamente como afectan los rayos X a una película fotográfica).

Existen bolsas especiales para el transporte de este material, unas bolsas que protegerán las películas de los rayos X. Otra opción es llevarlas en una bolsa transparente y confiar en encontrarnos con un comprensivo/a responsable de seguridad que no nos haga pasar por el scanner las películas.

[divider]

Con todos estos consejos, esperamos que tu equipo fotográfico llegue a destino sin problemas y que disfrutes de tu viaje. Con el fin de que tengas un maravilloso recuerdo de tu viaje, aprovechamos para hacer mención a nuestro curso de fotografía de viajes online, seguro que te ayudará a volver con fotos de revista:

viajes   doble-curso-banner