Los Godox SK400II son unos flashes de estudio de 400W, ideales para montarnos un pequeño estudio, ya sea en casa, en el estudio o montarlo en casa de nuestro cliente. Precisamente esto último es lo que hemos hecho para probarlos, nos hemos ido a realizar una sesión de fotos corporativa directamente en las oficinas de nuestro cliente.

Desde hace muchos años trabajo con unos flashes similares, unos Elinchrom D-Lite4, y actualmente los estoy sustituyendo por los Godox SK400II. En cuanto a potencia son exactamente lo mismo, 400W (lo que equivale a un número guía 65 a ISO 100).

Uno de los aspectos que más me gusta es su receptor interno compatible con el sistema X de Godox. Para mi es ideal, pues al tener el flash de cámara Godox V1 junto al disparador inalámbrico Godox XPro, con ese mismo controlador puedo disparar los flashes SK400II. Y no sólo dispararlos, sino controlarlos completamente, desde variar su potencia a encender o apagar la luz de modelaje… todo ello sin moverme de mi posición ni tocar los flashes.

La montura de los flashes, donde vamos adaptar ventanas, reflectores o cualquier otro modificador de luz, es tipo Bowens. Por lo que si tenemos modificadores aptos para Bowens los podremos montar sin problemas en estos flashes.

Por ahora solo tengo los 2 reflectores estándar, los que vienen de serie, y una ventana de 80cm. x 120cm. que además viene con un grid (o panel de abeja). Esta ventana, de la marca Godox también, es una gozada, tanto por su económico precio (75€ en Amazon), como por su tamaño, ideal para iluminar sujetos de cuerpo entero (al ponerla en vertical) como grupos de personas (al ponerla en horizontal). Aunque la ventana puede parecer muy aparatosa, se monta y desmonta fácilmente, lo que es ideal para transportar.

Según indica el fabricante, tiene una estabilidad de color de 5600ºK con una variación de +/- 200ºK. Por lo que se supone, que fijando el balance de blancos a 5600ºK en cámara tendremos unos colores perfectos. Aunque bueno, yo siempre prefiero usar una carta de colores, especialmente al trabajar en estudio, para conseguir unos colores 100% fiables.

Otro aspecto interesante que me ha sorprendido de los Godox SK4000II es su tiempo de reciclaje, el tiempo que transcurre entre un disparo y otro, es de tan solo 0,4 segundos a mínima potencia y de 1 segundo a máxima, algo que supera a mis antiguos flashes, y se agradece, especialmente cuando fotografías personas y quieres captar un momento concreto, una expresión o una situación puntual:

 

En resumen

Si quieres unos flashes de estudio económicos, buenos y fiables, no dudes en echar un vistazo a los Godox SK400II.

Te aconsejo que los compres en alguno de sus kits, que vienen un par de unidades (o más, depende del kit), y además ventanas, trípodes, maletas… e incluso un disparador inalámbrico para controlarlos. Vamos, todo lo necesario para empezar a disfrutar de la fotografía de estudio.

View this post on Instagram

Con @g_calatrava

A post shared by Joan Vendrell (@joanvendrell) on

+ información