Hace unas semanas viajé a Venecia con la intención de probar las prestaciones fotográficas del iPhone 11 Pro. Mi intención ha sido utilizar los automatismos y capacidades de fotografía computacional para ver qué tipo de contenido se obtiene con estos modos de trabajo.

En el siguiente vídeo os muestro un par de fotografias impresas, una realizada con smartphone y la otra con cámara de sensor APS-C. He contado con la colaboración del laboratorio Saal Digital para estas impresiones de 30x40cm y de 70x100cm.

Os propongo que adivinéis qué impresión corresponde al iPhone y cuál a la cámara. No se trata de un test científico (habría muchas variables a valorar) más bien responde a las ganas de satisfacer mi curiosidad con esta prueba sencilla y ver con mis propios ojos el resultado.