Que las cámaras compactas están en desuso es algo evidente, y es que los smartphones se están imponiendo como método de captura de nuestros recuerdos. ¿Qué está pasando?

Para poder empezar a hablar del tema veamos esta gráfica que ha realizado la CIPA (Camera & Imaging Products Association):

En esta gráfica podemos ver en azul las ventas de cámaras compactas a lo largo de los años. Como se puede apreciar, alrededor del 2009-2010, las cámaras compactas empiezan a caer en ventas de una manera bastante dramática, llegando al 2018 como su peor año. Y ya se comenta que este 2019 aún será peor.

Entonces, ¿qué ha pasado con toda esta gente que le gusta la fotografía y que tenía una cámara compacta? ¿Con qué se ha sustituido esta cámara compacta?

Podemos ver en el gráfico esa línea amarilla de puntos que se inicia en 2005 que sube como la espuma, son las ventas de smartphones. Así que podemos ver cómo los smartphones han “canibalizado” las cámaras compactas.

Pero la cosa no se queda ahí, y es que si vemos las columnas de la gráfica, que son la suma de objetivos vendidos (en magenta) y las cámaras de objetivo intercambiable vendidas (en negro), vemos como tenemos una punta en 2012, pero desde entonces han ido cayendo las ventas hasta 2018. Y se espera que para 2019 aún bajen más las ventas, situándonos al mismo nivel que 2008.

Así que han pasado 10 años y parece que volvemos hacia atrás. No se venden cámaras de ningún tipo en general, o mejor dicho, se venden menos cámaras, por decirlo de una manera menos  dramática. Ni DSRL (réflex), ni mirrorless, ni full frame, ni APS-C, ni objetivos…

Por la información que estoy recopilando, lo que yo veo, es que por un lado tenemos los smartphones que se han convertido en aquella cámara que todos llevamos en el bolsillo. Por lo tanto se han cargado las cámaras compactas. Están también machacando las cámaras de la gama iniciación y la gama media.

Lo que se está escuchando en el sector, no solo opinión mía, sino de todo la información que voy aglutinando y de otras opiniones, es que los fabricantes se van a dedicar a la gama alta y gama profesional de cámaras. Así estarán dirigidas a aquellas personas con conocimientos de fotografía, que tenéis intención de invertir y aprender para aprovechar bien las prestaciones que ofrece una cámara con sus objetivos, al igual que a los profesionales.

Pero el resto de gente, los que simplemente desean capturar sus recuerdos, vemos como los smartphones están ocupando todo esta zona del mercado tan importante.

Os animo muchísimo a que comentéis debajo y digáis vuestra opinión, porque, sinceramente, aparte de esto que esto estoy contando, no tengo ni idea, es decir, ni yo ni creo que mucha gente, ni los fabricantes, de hacia dónde vamos.

La verdad es que la cosa no pinta muy bien para los fabricantes tradicionales de cámaras. Primero, hay una gran confusión en el mercado, yo entiendo que me vaya a comprar una Canon (por decir una marca), pero ¿qué hago? ¿me compro una réflex? ¿me compro una mirrorless? ¿No decíamos que las réflex estaban muertas? Pero ahora ser acercan las Olimpiadas y nos saca una réflex EOS 1DX Mark III, Nikon parece que también sacarán una nueva réflex D6… Entonces yo entiendo, que te quieras comprar algo pero no sabes qué comprar.

Tenemos marcas que están con un camino más concreto, como podría ser Sony con su gama full frame, sus objetivos, y ya todo centrado en cámaras mirrorless. Fujifilm con su sistema APS-C, también tienen el formato medio (GFX), pero también, desde hace años ya centrados. Olympus, centrados en su sensor micro 4/3, aunque últimamente se han escuchado noticias de que no les espera un futuro muy prometedor.

Al fin y al cabo todo esto es cuestión de dinero. Detrás de éstas de estos fabricantes de cámaras hay inversores. Un inversor no pondrá dinero si no ve claro que luego lo pueda recuperar y ganar. Al final no es cuestión de hacer cámaras, es cuestión de hacer dinero.

Por otro lado los smartphones, que no paran de ir desarrollándose…

Con un smartphone, como veis en el gráfico anterior, con un smartphone podríamos:

  • Generar un podcast, grabando audio con un micro externo o interno
  • Emitir vídeo en directo en Instagram, Facebook o YoutubeG
  • Geoposicionar nuestras imágenes
  • Grabar vídeo con aplicaciones como Filmic Pro, que con el iPhone 11 nos permite grabar con las tres cámaras traseras y la delantera a la vez, es decir, tener cuatro cámaras, cuatro planos distintos, con un solo dispositivo y en calidad 4K, una barbaridad. 
  • Publicar en mi blog
  • Enviar un email
  • Hacer una copia de seguridad
  • “Social media”, tenemos acceso a todas las redes sociales

Así que nos encontramos que con los smartphones, lo que menos hacemos es hablar por teléfono, y estamos todo el día con otras funcionalidades, y la cámara es una de las principales.

Hay fotógrafos como David Guttenfelder que ya hace tiempo que realizan reportajes con smartphone. No recuerdo si era un iPhone 3, 4 o 5. Pero ya en 2015 realizó un reportaje de Corea del Norte con un smartphone. Según dijo, creía que era la herramienta más adecuada para ese reportaje.

Ojo, con todo esto no quiero decir que “el smartphone sea mejor que…”, no, yo paso de estos debates. No creo que aporten nada, cada uno, con las herramientas que hay en el mercado, que haga lo que le parezca. Si tú crees que la réflex es tu cámara, pues es tu cámara; si prefieres una mirrorless, fantástico; si pasas de las cámaras tradicionales y solo haces fotos con el móvil, fantástico… Cada uno, con las herramientas que tenemos, tiene que buscar la manera de trabajar y de pasarlo bien. Así que no entremos en debates tontos de si es mejor una cosa u otra, el mundo va cambiando, va evolucionando, y aquí lo que pretendo es compartir un poco esto con vosotros.

Más fotos de David Guttenfelder sobre Corea del Norte, estas de 2013:

Son imágenes que tienen grano, claro, pero la historia es más importante que la técnica.

Luego también tenemos el tema del MOJO (Mobile Journalism), que es el fotoperiodismo móvil. La cantidad de periodistas que están utilizando el smartphone como su herramienta principal de comunicación y producción de contenidos…  Incluso hay libros en los que explican como usar esta herramienta sin tener conocimientos para conseguir ese fin.

Yo lo he vivido, en el Mobile World Congress, que se celebra en Febrero en Barcelona, estando en un stand de un fabricante llegó un periodista de la CNN con un trípode, un iPhone, una luz LED y un micro, entrevistaba la persona, lo grababa y lo enviaba. No venía con un equipo de producción, con su pértiga de sonido, otro ocupándose de la iluminación, otro de la cámara y el entrevistador… era una sola persona.

Ahora bien, una cosa no quita la otra, se complementan. Una cámara con todos sus accesorios es un flujo de trabajo más complejo, y habrá situaciones que es el indicado, pero habrá otras situaciones que con el smartphone también podremos hacer cosas, insisto, una cosa no quita la otra, se complementan.

Como las redes sociales, que tú estés en Instagram, que estés también en Facebook, que estés en Twitter y también en Youtube, se complementan. Encontrarás una audiencia en cada una de ellas, que estés en una no quita que no tengas que estar en las otras.

Un smartphone complementa una cámara si así tú lo deseas.

Aplicaciones como Filmic Pro que os comentaba antes. Lightroom mobile que también lo van actualizando y tiene unas prestaciones magníficas. Diferentes gadgets que van saliendo alrededor de los smartphones y cada vez son un poco más serias. Edición de vídeos como Luma Touch, que es un software brillante para editar vídeos (es el que uso para mis Stories e IGTV de Instragram) o Kine Master para usuarios de Android. Todo son herramientas que van saliendo muy potentes pensadas para fotografía y vídeo exclusivamente en smartphone.

Luego tenemos, por ejemplo, Unsein, una película que se ha grabado íntegramente con un iPhone. Y te preguntas ¿qué pasa? ¿por que hacemos esto? bueno, al final es decisión del director que ha creído que era una buena herramienta. Y también a lo mejor una buena herramienta de marketing para publicitar su película.

¿Es un iPhone la herramienta adecuada? evidentemente que no. Para producir un film de Hollywood tienes mil opciones, y no tiene que ser el smartphone. Pero si el director lo quiere hacer y le sale un contenido decente, ¿por qué no? Nos mostremos tan agarrados a los cambios. Vamos a dejar que este director haga su película con el smartphone.

Luego tenemos IGTV (Instagram TV) y el vídeo vertical. Buscando un poco, he sacado algunas estadísticas:

  • El 70% de las visualizaciones de vídeos en Youtube en 2018 fueron a través de un smartphone, así que los véis vídeos de nuestro canal, de 10 personas 7 lo estáis viendo a través de un smartphone, claro es una cosa a tener en cuenta.

En Instagram ya tenemos las Stories en formato vertical, pero también tenemos IGTV, que aunque se pueden colgar vídeos en horizontal, funcionan mucho mejor si los cuelgas en vertical.

Está comprobado, si quieres hacer algún tipo de promoción para enviar a tus seguidores desde Instagram algún link  externo, te funcionan mejor las Stories en un formato vídeo y en vertical que no, por ejemplo, promocionar una foto en el feed. Y esto no solo lo digo yo, sino que hay varios estudios que lo demuestran.

Incluso he veo que en Youtube hay gente que publica el vídeo en horizontal, y luego hacen una versión en vertical. Porque si abres la aplicación de Youtube a través de tu móvil, y el vídeo es vertical, ocupará toda tu pantalla.

Pensad en vuestros amigos, cuando hacen fotos con el smartphone, ¿cómo las hacen? ¿en vertical o en horizontal? La mayoría de mis amigos las hacen verticales y no se molestan en girar el smartphone, porque es la manera en que agarras bien este dispositivo.

Así que todo esto está cambiando y es interesante saberlo y tenerlo en cuenta.

Ya tenemos incluso smartphones con cinco cámaras… aplicaciones como Focos, que se aprovechan de todas esas cámaras, capaz de detectar la profundidad de la escena y la profundidad de campo para determinarla en post procesado, es decir podremos decidir donde enfocamos y tipo de desenfoque que aplicamos a posteriori.

Esta claro que estas prestaciones no las tenemos en cámaras tradicionales, tenemos otras, como el bokeh que puede realizar un objetivo con un diafragma muy abierto, pero tenemos que decirnos en el momento de la captura donde pondremos el foco y como jugaremos con la profundidad de campo.

Insisto, no os penséis que yo estoy defendiendo a muerte los smartphones en contra de las cámaras, ni mucho menos! simplemente quiero hacer un poco de debate, y que vosotros, siendo una audiencia tan magnífica, comentéis debajo y entre todos veamos a ver qué piensa la gente y hacía donde creemos que vamos.

Fotoperiodistas que también están utilizando, no sólo el smartphone, sino Instagram como la manera de hacer llegar su mensaje. Hemos visto como durante los últimos años muchas muchas publicaciones destinadas al fotoperiodismo desaparecen, o no generan el suficiente beneficio al fotógrafo como para invertir en ciertos temas.

En cambio, a través de Instagram, pueden llegar a una gran masa de gente. Hay diferentes canales que antes no existían, como son todas las redes sociales.

Devin Allen, con un trabajo magnífico, Matt Black, Teru Kuwayama… todos ellos utilizan también su smartphone.

Haciendo un poco de resumen, los smartphones son la cámara que todos llevamos en el bolsillo y están desarrollándose a una velocidad muy importante. Tenemos más cámaras, tenemos más prestaciones, modos nocturnos…etc. Y esto ha hecho que las cámaras compactas desaparezcan, ya no interesan a nadie. 

Per esta evolución de los smartphones es tan potente que vemos como no incluso han afectado a las ventas de las cámaras compactas, sino también a las réflex y las de gama iniciación o media.

Creo que alguien que tenga un smartphone de última generación, acostumbrado a moverse por las aplicaciones, con la agilidad con que funciona, le no le pones una cámara delante y, si nunca ha visto una cámara, dirá que esto es arcaico. Se sorprenderá con los complejos menús, con su manera de funcionar como antigua. 

Estamos en en este punto nuevo, los smartphones se comen el mercado de iniciación y medio, los fabricantes vemos que retrasan la renovación de las cámaras porque exactamente no saben qué ofrecer, o que dar. Las cámaras han quedado con unos menús arcaicos, que ya nadie utiliza, son un sistema cerrado. Esto en smartphones no existe, ya tengas Android o Apple puedes instalar aplicaciones de terceros, hay desarrolladores que están interesados en hacer aplicaciones de
terceros.

Las cámaras deberían ser las primeras en tener esta tecnología abierta, que pudiéramos instalar aplicaciones de terceros y aprovechar todo el potencial técnico para crear panorámicas, modos nocturnos o lo que sea.

Como decía, no tengo ni puñetera idea de lo que va a pasar. Me gustaría muchísimo saber vuestra opinión