Recién presentada, hemos podido probar la nueva Fujifilm X-Pro3, te contamos en este vídeo y artículo qué nos ha parecido.

Ya lo comenté en mi Instagram, y es que la gran novedad que encontramos en la nueva Fujifilm X-Pro3 es su pantalla oculta. La filosofía de esta cámara, con su visor en un lateral y con esta pantalla oculta, nos invita a centrarnos a mirar, a descubrir lo que tenemos delante. Esto en fotografía urbana es muy interesante.

En una ciudad, en un entorno urbano, suceden muchísimas cosas constantemente, así que tenemos que estar muy atentos a lo que tenemos delante. Si vamos a estar mirando la configuración de la cámara y como nos quedan las fotos, vamos a perder tiempo. Con lo cual, creo que es una prestación que Fujifilm ha pensado para invitarnos a estar más centrados en lo que tenemos delante.

El visor

La X-Pro3, al igual que sus hermanas X-Pro2 y X-Pro1, tienen algunas características que las hacen muy interesantes para trabajar en un entorno urbano. Tenemos un visor que está en un lateral, con lo cual nos deja un ojo libre para ver el contexto y, de una alguna manera, anticipar las posibilidades fotográficas que tengamos.

Este visor es híbrido, puede funcionar ópticamente o electrónicamente. Mi preferencia es el funcionamiento electrónico, porque nos está mostrando tal como quedará la imagen y tenemos muchísima información. Con el visor óptico también tengo colegas que trabajan muy bien, pues veremos la imagen como la vemos a través de una réflex, es decir, veremos lo que ve el ojo humano.

A tener en cuenta que con este visor óptico, como está en un lado y el objetivo está centrado, tendremos un paralaje.  Es decir, no veremos exactamente lo mismo que está captando el objetivo y por lo tanto en sensor. Por esto, dentro del visor óptico, tenemos unas guías que nos orientarán para saber realmente que aparecerá en la imagen resultante.

A tener en cuenta que el visor está muy pensado para trabajar con objetivos fijos, porque el objetivo aparece dentro del campo de visión, y si utilizamos un zoom y además lo ponemos en posición de teleobjetivo, pues no será demasiado cómodo trabajar con el visor óptico. Por ello creo que es mejor el visor electrónico.

La pantalla

Cuando vi el diseño de la pantalla, al principio, no sabía exactamente qué pensar, si valorarlo positivamente, como una restricción fotográfica que hace que seas más creativo e interpretarlo como una innovación en la que Fujifilm intenta dar algo distinto a lo que ya tenemos en el mercado, o no pensar que se habían equivocado.

Curiosamente, en el vídeo que compartí en Instagram, muchos propusisteis que el diseño sería ideal que girara a un lateral, y de esta manera el usuario podría elegir si la quiere visible o tenerla oculta. Otro comentaron que no se podría montar en un trípode y abrir la pantalla, pero es que esta cámara no está pensada para montarla en un trípode, en fotografía urbana pocas veces (por no decir ninguna) usamos un trípode.

Sea como sea, la Fujifilm X-Pro3 es así, con su pantalla oculta.

Simulaciones de película

Tengo que decir que soy bastante adicto a las simulaciones de película de Fujifilm. Incluso trabajando en RAW las suelo utilizar con Capture One o con Lightroom. Tenemos diferentes software que nos permiten aplicar a posteriori las simulaciones de película.

En la X-Pro3 podemos ver en la pequeña pantalla trasera qué simulación de película estamos usando y la podemos variar de forma muy rápida.

En este caso estoy trabajando en un RAW + JPG, esta simulación sí que afecta al JPG  pero no al RAW, aunque como os decía, lo puedo aplicar en edición.

Creo que las simulaciones ofrecen unos colores muy característicos de Fujifilm.

Para tu tipo de trabajo, ¿crees que es algo que podría aportar o por otro lado ves que es una cuestión de diseño que tampoco te interesa mucho? debajo, en los comentarios, puedes respondernos.

Configuración para Street Photography

La configuración que suelo utilizar habitualmente en fotografía urbana es dar una preferencia al tiempo de exposición. Puedo querer congelar el movimiento en algunas situaciones que todo ocurre muy rápido, entonces la fijo a 1/250 o puedo querer un tiempo largo de 1/15, o incluso 1/8 si tengo un buen apoyo, para intentar captar el movimiento.

Me interesa sobre todo sub exponer cuando tenemos esos rayos de luz, para que la zona de luz quede bien expuesta, y que la parte de sombra quede negra, buscando una imagen de alto contraste, y la Fujifilm X-Pro3 me permite subexponer rápidamente la exposición.

En cuanto a objetivo, un 23mm equivalente a 35 milímetros en full frame, que además para este conjunto de cámara le hace ir muy compensado, es ideal.

 

HDR en la X-Pro3

La nueva Fujifilm X-Pro3 incorpora también una función de HDR, ya sabes, estas funciones siempre tiran en JPG, y lo que vamos a conseguir es realizar una serie de imágenes que luego se solaparan en la propia cámara. El resultado será una sola imagen JPG.

La gracia de este HDR es que lo podemos regular y hacer una HDR bastante natural, muy correcto, es decir que en una misma imagen tengamos luces y sombras con el máximo detalle, pero sin pasarnos, sin destrozar la imagen. O podemos hacer un HDR más exagerado, más falso…Tenemos hasta cuatro posiciones de HDR, según configuremos un rango dinámico de 200, 400, 800 y el plus.

Otras opciones del monitor trasero

En la pantalla pequeñita de la X-Pro3, a parte de ver ls simulaciones de película, podemos configurar para que nos muestre los datos de captura, pudiendo configurar qué parámetros ver, como el tiempo de exposición, el diafragma, la ISO… etc. Resulta interesante tener todos estos datos en esta pantalla.

Duración de la batería

Según especificaciones, podemos llegar a las 370 fotos aproximadamente, mientras que en el modelo anterior la batería nos aguantaba 280 disparos. A parte de que según aseguran desde Fujifilm se debe a una optimización de la cámara, seguro que lo de no tener la pantalla siempre visible ayuda a reducir el consumo de energía.

Galería de imágenes

Os dejamos con una galería de imágenes realizadas con la Fujifilm X-Pro3, todas ellas son JPG directos, usando diferentes simulaciones de película.

En resumen…

Hace ya bastantes años descubrí, o empecé a entender algo de la fotografía urbana, en estas mismas calles del centro de Barcelona por las que nos hemos paseado con la Fujifilm X-Pro3. Entonces lo hacía con una cámara de “point-and-shoot”, que básicamente tenía un botón de disparo, nada de configuración. Esto hacía que no me estuviera fijando en la cámara, sino mirando lo que tenía delante.

Esto me enseñó varias cosas, primero a entender un poco más a estar en contacto, a acercarme a mi propia ciudad, y luego a no preocuparme tanto de la cámara.

Al final, la street photography, con un par de configuraciones puedes trabajar muy bien, el resto de trabajo es de observación, de estar atento, de poder responder rápidamente…

La X-Pro3 me ha gustado, con un objetivo fijo creo que es un kit muy interesante, como os decía el visor en un lateral, un ojo libre para poder estar atento y una pantalla oculta que facilita el que nos centremos en observar lo que tenemos cerca.