Un gimbal como el Zhiyun Weebill LAB no sólo te permitirá producir un vídeo totalmente estabilizado, sino que podrás realizar una serie de movimientos de cámara, que sólo se pueden conseguir con un dispositivo de estas características.

Lo primero que deberemos hacer es calibrar el dispositivo, es decir, ajustar los ejes para que nuestro equipo quede equilibrado. Puede llegar a ser un proceso largo si no se tiene experiencia, pero es esencial hacerlo bien para que el gimbal funcione correctamente.

El Zhiyun Weebill LAB incluye un trípode indispensable para dejar el gimbal apoyado en el suelo, ideal para realizar la calibración y parte del soporte que nos permitirá agarrar el gimbal. Esta extensión la podremos colocar en dos posiciones, esto nos permitirá trabajar en vertical y en horizontal (mejor ver el vídeo).

La versión LAB incluye un monopie, un sistema de follow focus y un soporte para el Smartphone. Existe la versión sin el “LAB” sólo el gimbal y por lo tanto más económica. Si conectamos nuestra cámara al Zhiyun Weebill (vía cable) podremos controlar el sistema a través de la aplicación Zhiyun que deberemos tener instalado en nuestro móvil (comprobar en la web del fabricante la compatibilidad de vuestro equipo).

Los modos de trabajo son:

  • PF (la cámara sigue nuestro movimiento en el plano horizontal y estabiliza los demás movimientos)
  • Lock: todos los ejes estabilizados
  • POV: punto de vista, la cámara sigue los movimientos de inclinación, ideal para grabar una moto, bici, etc
  • Vortex: posibilidad de movimiento en 360 grados (mira el vídeo)
  • También podemos activar el modo selfie y nos quedaría el modo GO, que no he probado, pero que según las especificaciones nos ofrece una respuesta más rápida. 

Todas las especificaciones en la página oficial de Zhiyun