Seguro que muchos de vosotros tenéis fotos en las que aparece gente que no conocéis, ¿les habéis pedido permiso para hacer dichas fotos? Salimos a la calle para pedir permiso a 5 personas desconocidas si nos dejan hacerles una foto, y esto es lo que pasa:

Cuando fotografiamos a gente y publicamos estas fotografías deberíamos tener autorización de ellas. Es un tema legal y de derechos de imagen un tanto complejo que abordaremos muy pronto en un nuevo vídeo y artículo, así que estad atentos que pronto hablaremos del tema.

En el vídeo hemos ido a pedir permiso a 5 personas totalmente desconocidas si nos dejaban hacerles una foto, les explicamos el motivo de la foto, y que además publicaríamos el vídeo en Youtube.

La intención del vídeo es daros ideas de cómo interaccionar con gente para conseguir una foto. Evidentemente es algo subjetivo, cada uno tiene que sacar sus fortalezas para intentar interaccionar.

Lo que buscamos en estas fotografías es que la persona sea un punto claro de interés. Lo podemos hacer de dos maneras, sin pedir permiso, lo que conocemos como “hacer un robado” o pidiendo permiso. Esto tiene ventajas e inconvenientes, en un robado la persona estará en una actitud totalmente natural, porque no nos habrá visto, por otro lado está la inquietud de si estáis cómodos o no realizando este tipo de fotografía.

Otra manera de afrontar este tipo de fotografía es pedir permiso, que es lo que hemos hecho en el vídeo. Lo podéis hacer de diferentes maneras, a veces tenemos que luchar contra nosotros mismos, si tenemos vergüenza, si se sentirá molesta la persona, si no conocemos el idioma… es algo que tenéis que trabajar.

Os proponemos hacer algo parecido, sal a la calle e intenta hacer algo parecido a lo que hemos hecho. Antes de pedir permiso piensa en la foto que vas a hacer, como vas a ubicar la persona, configura la cámara, etc. De este modo no harás perder el tiempo a la persona e irás más tranquilo, pues tendrás la situación bajo control.

Esta interacción con la gente es algo que puede resultar “mágico”, te va a permitir conocer a personas que no conoceríamos si no nos acercáramos con la intención de fotografía. Nos abre un mundo de posibilidades. Siempre lo pienso, cuando viajo, la manera de llegar a la gente que desconozco, que habita en esa ciudad que no ha estado nunca, es pedir permiso, acercarme, enseñarle la foto, preguntarle, y sacar más información.

Estás son las fotos que hemos conseguido:

Si habéis visto el vídeo habréis visto que hemos encontrado gente que hablaba en catalán, en español, en inglés y en italiano. Esto es habitual, encontrarse con gente de muchos lugares distintos, y más por el centro de Barcelona. Aunque no habléis el idioma de la persona que queréis retratar, con gestos, señalando la cámara y con amabilidad seguro que lo conseguís.

Otro tema importante, si os habéis fijado hemos ido apuntando teléfonos o correos de la gente con intención de hacerles llegar las fotos realizadas. Esto es muy importante, el sujeto estará contento, y cuando otro fotógrafo le pida hacerle una foto seguro que dice que sí.

Así que nada, os animamos a realizas este tipo de fotografías y a compartirlas en Instagram con el hashtag #Naturpixel, haremos una selección con algunas y las compartiremos en nuestra cuenta de Instagram de @Naturpixel.