Ya hace unas semanas que tenía en mente hablar de la Visión Selectiva en un vídeo, lo que se conoce psicológicamente como percepción selectiva.

Seguro que durante una jornada fotográfica habéis estado tirando diferentes tipos de fotografía. Tenéis una serie de imágenes y cuando lleguéis a casa ponéis las fotos en el ordenador. Empezáis a visualizarlas y, de repente, en esa imagen que recordabais tan perfecta, aparece una farola que no recordabais que estaba allá, o en otro sitio aparece un cubo de basura, que tampoco habíais visto en ese momento y eso se debe a que nuestra visión es selectiva, es decir, cuando hay un objeto que nos llama la atención nos centramos en ese objeto, y de alguna manera no vemos todo lo que está dentro del encuadre.

Las cámaras no tienen visión selectiva. La cámara lo que hace es fotografiar y captar exactamente todo lo que está dentro del encuadre. Por eso pasa que cuando no estamos entrenados, cuando no somos capaces de visualizar y recorrer con la vista todo lo que hay en el encuadre, tenemos sorpresas de objetos que aparecen y que no los recordamos.

Psicológicamente se llama percepción selectiva y básicamente viene a decir que vemos lo que queremos ver. Hay ejemplos psicológicos, por ejemplo de un partido de futbol, donde dos equipos hacen 20 faltas exactamente, se pregunta a los hinchas de un equipo y dicen que el equipo contrario ha hecho muchas más faltas que ellos, y si preguntas a los otros hinchas pues pasa al revés. De alguna manera nos viene a explicar que vemos lo que queremos ver.

También se utiliza en marketing, por ejemplo hay unas gafas especiales que lo que hacen es medir y saber donde los ojos están mirando. Cuando entramos en una página web, de esta manera y haciendo muchos tests, se podrá decidir dónde es mejor colocar los diferentes elementos de esa página, porque han medido y se saben donde la gente, haciendo una media, miramos primero, donde nos centramos en esa página web.

También se utilizan los supermercados para colocar los diferentes productos en la estantería, porque también se ha medido y se sabe perfectamente dónde miramos primero y cuál es el recorrido de nuestra vista.

Sabiendo esto, lo que me gustaría transmitiros es que es muy importante recorrer con la vista todo el encuadre. De esta manera seréis conscientes de exactamente qué entra en esa fotografía. Fijaros que, por ejemplo, la norma de los tercios nos dice que las líneas de los tercios forman los cuatro puntos áureos, y que el objeto de interés debe estar idealmente encima de uno de estos puntos. Fantástico, pero ya nos está llevando a centrarnos en una zona de la imagen, a buscar un algo que destaque en esa imagen. Lo que ocurre cuando no estamos entrenado es que te
centras en ese objeto y no ves lo demás que está en el encuadre.

Mirar qué tenéis en el encuadre, con la vista decir vale esto es lo que me interesa, pero ¿qué hay más dentro del encuadre? En función de lo que observéis podréis cambiar el encuadre, jugar un poco con el zoom, cambiar algún parámetro,  modificar la profundidad de campo para que realmente la foto transmita lo que queréis transmitir, y que no tengáis sorpresas en la que
aparecen objetos que no habíais visionado.

Llega un momento en que este proceso se mecaniza, y seguimos teniendo la visión selectiva, evidentemente, esto no creo que se pueda cambiar pero seréis conscientes de revisar todo lo que hay dentro del encuadre. Con la práctica se automatiza y mejoraréis vuestras fotografías, seguro.

Fijaros también que los últimos smartphones incorporan inteligencia artificial que que nos permiten diferenciar si estamos fotografiando una persona, una mascota, una playa o una puesta de sol. Hasta ahora siempre hemos dicho a los alumnos de nuestros cursos de fotografía que la cámara no sabe lo que está fotografiando, puede medir la luz y ya está. Pero esto está cambiando. Con esta tecnología, de alguna manera también hay una una percepción selectiva, porque está dando preferencia a una persona, una mascota o un paisaje concreto para que quede bien, y lo está haciendo todo de forma automática.

Los automatismos están muy bien, pero si llega un momento en que la cámara lo hace absolutamente todo, no tendremos la capacidad de decidir, como creadores que somos, qué es lo que queremos. Con lo cual es muy importante que seáis conscientes de este tema de visión selectiva.

Os dejo aquí debajo un vídeo que es un test, no os digo mucha cosa más, seguro que muchos ya lo habéis realizado. Si no lo habéis hecho mirarlo, porque está muy bien. Es muy corto, está en inglés pero con subtítulos, y el ejercicio es muy básico.  Me encantaría que los comentarios digáis a ver qué habéis descubierto en este test y si lo habéis acertado: