Una de las cosas más decepcionantes en fotografía son las imágenes movidas. En muchas ocasiones las puedes evitar con una buena técnica de disparo, la clave es conseguir la mayor estabilidad posible.

¿La solución?

Pues encontrar la mejor combinación de posturas y movimientos que favorezcan un disparo estable. Una buena técnica para sujetar tu cámara empieza por los pies y termina al pulsar el disparador con el dedo índice.

Desde mejorcamara.com traen una infografía que explica cómo sujetar una cámara réflex punto por punto:

  • Colgarse la cámara del hombro derecho y con la lente mirando hacia adentro la protegerá de golpes, evitará que esta se balancee y permite ponerse en posición de disparo rápidamente.
  • Colocar bien los pies es fundamental. Separar los pies medio paso favorece mucho la estabilidad del disparo al reforzar el centro de gravedad.
  • Pegando los brazos a los costados pasamos parte del esfuerzo que supone sujetar una cámara a las caderas que recompensan nuestra estabilidad. Con los dedos corazón, anular y meñique de la mano derecha hay que agarrar la empuñadura de la cámara. La mano izquierda se usa como apoyo y en la palma de se coloca la cámara.
  • Tener la espalda recta y llevar la cámara al ojo ayuda a ganar estabilidad y evita sobrecargas. Hay que prevenir a toda costa estirar el cuello, ya que los brazos tienen que estar pegados al cuerpo.
  • Estar relajado y respirar tranquilamente ayuda a oxigenar los músculos y evita la fatiga, algo que aporta solidez al disparo en sesiones fotográficas físicamente exigentes.

Por último, resulta clave evitar mover la cámara demasiado al pulsar el botón de disparo. Por eso, apretarlo con suavidad y esperar a que la foto termine para levantar el dedo es la mejor estrategia.

Aunque sobre el papel esta es la mejor manera de sujetar una cámara réflex, en algunas ocasiones, tendrás que improvisar. Por ejemplo, puedes apoyar tus brazos en tus rodillas si vas a disparar sentado.

En definitiva, aprende los básicos y modifícalos para adaptarlos a tu estilo fotográfico y a las circunstancias del momento.