Hoy toca poner encima la mesa una comparativa que me ha dejado sorprendido. He repetido varias veces las fotos para comprobar que todo estaba correcto, aún así los resultados no hacen más que corroborar hacia donde vamos.

Ningún fabricante ha logrado poner una cámara en cada bolsillo, en cambio todos llevamos un Smartphone con cámara, la revolución está servida!!!

Los hábitos están cambiando y lo que muchos demandamos es algo que ningún fabricante fotográfico está ofreciendo, sólo hace falta ver el arcaico sistema de menús de cualquier cámara digital, la cantidad de modelos y las ventas en descenso año tras año.

Se han esforzado en colocar Wifi, NFC pero no sirve para nada, no pueden competir con un Smartphone que aglutina en un mismo dispositivo tantas funcionalidades, aplicaciones, capacidad de procesamiento y de conexión y que encima llevamos siempre encima.

Aparecen decenas de accesorios para smartphones, micros, objetivos (incuso Zeiss se ha subido al carro), carcasas sumergibles, luz led, trípodes, bolsas…y aparecen nuevas propuestas de cámaras como la Light L16 que combina 16 objetivos con sus respectivos sensores obteniendo imágenes de hasta 50 MP, con zoom y con la capacidad de modificar la profundidad de campo en postprocesado y esto es ya una realidad.

En el terreno profesional las cosas van a otra velocidad y no lo abordaré en este post.

En el siguiente vídeo vosotros mismos podéis juzgar los resultados: