Durante una semana he podido probar la Fuji X-Pro1, una cámara con unas prestaciones excelentes y una magnífica construcción siguiendo el estilo retro de la X100.

Lo primero que me sorprendió de la X-Pro1 es su tamaño, acostumbrado a la X100, la X-Pro1 es mas grande y robusta, aunque mantiene un tamaño y peso muy interesantes.

.jpg de cámara con ajustes standard sin retoques ni ajustes - 1/400, f/13, ISO 800 - ©Joan Vendrell

El visor, como en la X100, es híbrido, durante las pruebas he utilizado casi exclusivamente el modo óptico, el visor electrónico lo encuentro artificial, los colores, los objetos en movimientos, la iluminación, probablemente sea algo personal pero me quedo con el visor óptico sin ningúna duda.

.jpg de cámara con ajustes standard sin retoques ni ajustes - 1/300, f/5.6, ISO 200 - ©Joan Vendrell

La ergonomia es correcta aunque me parecería ideal contar con un poco mas de grip para poder coger la cámara con más seguridad.

Tanto si utilizamos el 18mm f/2 (28mm equivalente) o el 35mm f/1.4 (50mm equivalente) los resultados son unas imágenes nítidas, muy nítidas. La X- Pro1 muestra aquí todo su potencial haciendo gala de un novedoso sensor que rinde de maravilla, colocando el listón un punto más alto de lo que estaba.

Tanto el menú como la botonería me han parecido correctos, salvo por la rueda de control de la compensación de exposición, que al quedar muy expuesta es habitual moverla sin darse cuenta; es normal que ante un nuevo modelo dejemos un tiempo prudente de adaptación, pero yo no he parado de moverla sin darme cuenta.

En cambio, la rueda que controla la velocidad tiene un seguro que no acabo de encontrar cómodo, nos obliga a presionarlo cada vez que deseamos salir del modo de velocidad automático; a mi parecer, este seguro debería ir montado en la rueda de compensación de exposición y no en el de velocidad, como os digo son detalles que a lo mejor responden a un gusto personal.

.jpg de cámara con ajustes standard sin retoques ni ajustes - 1/3500, f/2, ISO 400 - ©Joan Vendrell

Sobre la velocidad de manejo en general no la puedo destacar, probablemente ha sido un error mío utilizar una tarjeta SD de clase 4 y disparar RAW+JPG, encontrándome con el inconveniente de tener que esperar demasiado para visionar las imágenes a través de la pantalla LCD. (disparé con el doble archivo puesto que al tratarse de una máquina recién salida al mercado mi software de revelado RAW todavía no soporta dichos archivos)

.jpg de cámara con ajustes standard sin retoques ni ajustes - 1/500, f/4.5, ISO 200 - ©Joan Vendrell

El rendimiento en altas sensibilidades es muy bueno, llegando a ISO 1600 manteniendo una altísima calidad de imagen, incluso a ISO 3200 las imágenes son buenas. En el siguiente enlace os dejo un .jpg tal cómo sale de la cámara  a ISO1600 y máxima resolución: aquí

El enfoque me ha recordado en todo momento al de la X100, no destaca por su velocidad y en alguna ocasión, sobretodo en condiciones de poca luz, se muestra poco fiable. El enfoque es un aspecto en el que Fuji debe poner empeño para lograr un rendimiento superior y así conseguir una cámara de suprema calidad.

.jpg de cámara con ajustes standard sin retoques ni ajustes - 1/450, f/13, ISO800 - ©Joan Vendrell

La nitidez de las imágenes, la capacidad de desenfoque, el rendimiento a ISO altos, la soberbia construcción, la calidad de las ópticas fijas, el visor híbrido y el concepto de cámara hacen de la X-Pro1 una cámara a destacar, aunque con algunos puntos a mejorar que seguro que Fuji tendrá en cuenta para el buen desarrollo de la serie X.

Si os apetece ver nuestra jornada en París con la Fuji X-Pro1:

Aprovechamos para mencionar que ayer Fujifilm puso la X-Pro1 oficialmente a la venta a un PVP de 1599€.