001-041352

La Fotografía de Stock requería de una inversión importante  en equipo (cámara e iluminación)  la película era cara, se debía tener escuela para lograr la imagen perfecta a la primera, pero llegaron las cámaras digitales (por menos de 1000€) los costes, con el digital, ya no eran tan importantes y encima, una gran masa de gente nueva, accedió a estos equipos con los que podían disparar miles de fotos sin pensar en los costes.

Antaño era complicado para el fotógrafo mostrar su trabajo, eran las agencias de stock quienes aglutinaban las imágenes disponibles para la industria. Ahora existe internet y miles de personas muestran sus trabajos a través de Flickr, galerías personales  encima  las redes sociales aumentan, de una manera significativa, las posibilidades comunicativas.

Las agencias de stock están con el agua al cuello y lo pasarán mal, internet no es una moda, las redes sociales tampoco, es así como nos comunicamos, no asimilarlo es aislarse y desaparecer. Los usuarios no quieren pagar imágenes de stock caras ni tampoco comprar periódicos, y si nos dedicamos a criticar el microstock, o el intrusismo (que no veo como tal) de miles de aficionados,  a lo mejor no seremos capaces de ver que el modelo de Fotografía de stock “tradicional” está acabado.

Ya no es momento de quejarse, tampoco de olvidar el pasado, pero si de ver que están apareciendo nuevas formas de comunicación, que se están gestando nuevas oportunidades, y que ahora es el momento de arriesgarse, de experimentar y de ganar nuevas audiencias porque estamos en un mercado emergente con nuevas oportunidades.