Acaban de publicarse una serie de imágenes, hasta ahora secretas, de la Segunda Guerra Mundial, son imágenes aéreas, en su momento de gran valor táctico y militar ahora un valuoso documento. Es curioso la magnitud que llega a coger la fotografia documentalista, cuantas cosas puede cambiar, aclarar, explicar una simple imagen,  y aún lo sigue siendo aunque el fotoperiodismo este muy “jodido” . Supongo es válido lo de: “Una imagen vale mas que mil palabras”

Info vía: The Guardian