convoy 927

En 1939, en el marco del éxodo a Francia de los Republicanos españoles al final de la guerra civil, las autoridades francesas concentraron a los exiliados en diversos campos.

Acabada la Guerra Civil española, 24 de agosto de 1940 un tren con 927 refugiados españoles salía de la estación de Angulema, en la región francesa de la Charente. Las tropas alemanas de Hitler habían conseguido dividir en dos a Francia. Los refugiados creían que los llevaban a la zona no ocupada, pero pronto se dieron cuenta de que iban hacia el Norte. Cuatro días más tarde llegaron al pueblo de Mauthausen, en Austria.

Una vez que el convoy llegó a Mauthausen, los soldados alemanes obligaron a bajarse a los varones mayores de 13 años. Las mujeres y los niños prosiguieron su viaje de vuelta a la España franquista.

Los españoles fueron los primeros en llegar al campo de concentración y les obligaron a trabajar en una cantera cercana al campo para poder tener el material necesario para acabarlo a tiempo para el genocidio.

En Mauthausen, Francesc Boix trabajó la mayor parte de su periodo de internamiento en el laboratorio fotográfico que la Administración del campo destinaba principalmente a usos policiales, gracias a eso pudo realizar muchas fotografias con su LEICA de lo que ocurría allí dentro.

Hasta 1945 consiguió ocultar un importante número de fotografías que mostraban aspectos de la cruda realidad del campo y de las prácticas de exterminio de los presos. En muchas de ellas aparecían también los rostros de los SS responsables del campo y de altos jerarcas del nazismo que lo visitaron.

En 1946 Boix fue testigo en dos procesos contra criminales de guerra nazis: ante el Tribunal Internacional de Núremberg testificó (llamado por la acusación francesa) contra altos jerarcas nazis, como Ernst Kaltenbrunner y Albert Speer. En su declaración fueron proyectadas algunas de las fotografías que habían sido preservadas de la destrucción en Mauthausen. Boix también declaró en el proceso americano celebrado en Dachau contra 61 acusados de crímenes en Mauthausen y también allí fueron mostradas fotografías.

Mas que recomendable ver  el documental en cuestión:

De las 927 personas hacinadas en el tren, el destino de 470 fue Mauthausen, donde el 87% (409) murieron. Los  que se salvaron, 61, no pudieron volver a la España de Franco o lo tuvieron que hacer callando.