El DJI Mavic Air es un drone pequeño, muy pequeño. A primera vista incluso dudas que sea capaz de suministrar buenas tomas, pero nada más lejos de la realidad. Es fiable y con un equilibrio peso-potencia que le permite volar incluso en condiciones no óptimas de viento, aguantando con dignidad y con una sensación de fiabilidad total. 

La conexión con el control remoto es mediante WiFi, por lo que nos limitamos en distancias y en situaciones con obstáculos. Volando dentro de las distancias legales, es más que suficiente en la mayoría de situaciones.

En el vídeo comparto algunos consejos para configurar la cámara y obtener imágenes más potentes.

Los filtros ND que veréis en el vídeo son de la marca Sandmarc.