Si en nuestro encuadre predomina el blanco, obtendremos una exposición (en automático) con un histograma centrado, resultando gris. Si predomina el negro, también obtendremos una imagen que tira al gris. 

Compensar la exposición nos permite obtener un resultado más coherente con lo que vemos.