Cuando tenemos poca luz todo se complica, la cámara (en automático) sube la ISO produciendo imágenes con ruido digital, el tiempo de exposición se reduce y aparecen problemas de trepidación…

Pero si tomamos el control de nuestra cámara, tenemos más alternativas, eso sí, dependerá de la luz, del motivo que estemos fotografiando, del equipo y de nuestros conocimientos.

En el siguiente vídeo tutorial vemos tres opciones para mejorar la calidad fotográfica en condiciones de poca luz.