Hace varios años que colaboramos con Vanguard probando sus mochilas y trípodes. La posibilidad de testar producto nos permite acumular datos y experiencia que luego compartimos a modo de “feedback” con la marca.

Vanguard escucha (os aseguro que es una cualidad que no comparten todas las marcas), este flujo de información ayuda al desarrollo y mejora de nuevos productos. Desarrollar nuevas mochilas es una inversión, es innovar y Vanguard tiene todo su empeño en hacerlo.

La mochila de la que os hablo en el vídeo es un “prototipo” una optimización o mejora del modelo Sedona 51 que he estado utilizando durante 2 años. Es una gran satisfacción que Vanguard haya tenido el detalle de construir “la mochila fotográfica” única, a mano y con los detalles que según mi opinión la hacen mejorar respecto al modelo anterior.

En el vídeo todos los detalles: